La opción de no hacer el amor hoy por la mañana

Dentro de la pareja la expresión de la sexualidad tiene, como la mayoría de las cosas en la vida dos caras, o doble filo.   La intimidad sexual potencia las situaciones de la pareja.  De manera que las fricciones y molestias, las convierte en irritaciones y enojos; de la misma forma que la atracción se convierte en pasión, y el gusto por el otro, en éxtasis contemplativo.

La descarga hormonal que acompaña las expresiones de alto contenido sexual, tienen la particularidad de que “maquillan” e incluso “pavimenten” temporalmente el desasosiego y la falta de comunicación.   Así, una pareja en la que hay poco amor o que no tiene nada que decirse, durante el acto sexual y poco tiempo después, tiene la impresión de que el amor y la comunicación están tan sólidas como en los buenos tiempos.   Sin embargo, esa sensación es pasajera, y para al menos uno de los dos, la sensación de poco amor o de no comunicación previa, se hace más fuerte.

Hoy por la mañana se presentó la oportunidad de conversar como alternativa a hacer el amor.   Y aunque no fué de ninguna manera más plancentero (duuh), me pregunto: quzá, aunque ríspido el momento, haya ayudado más en la construcción de la relación.

Esto me ha llevado 20 años bosquejarlo.   Y no tengo aún la certeza de que sea cierto.

¿tú que piensas?

Deja un comentario

Archivado bajo sexualidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s