Los hombres de Marte, las mujeres de Venus y otros mitos

Existen miles de libros de ayuda para la pareja.  Y se explica, pues este aspecto de la vida consituye un factor fundamental en la felicidad de la mayoría de las personas.   En general, esos libros tienen algunos buenos tips de convivencia.  Sin embargo, frecuentemente quedan cortos a la hora de mostrar el panorama completo de lo que es la vida armónica entre dos.

Y no es que las ideas allí expresadas sean erróneas, no.  En estas obras se plasma la experiencia y las respuestas puntuales que han dado resultados a los autores o a sus clientes.  Viéndolo así,  vale la pena tomarlos en consideración.  Pero no alcanzan a abarcar una solución integral.  A nuestro modo de ver, la debilidad de estas propuestas estriba en que se enfocan primordialmente en la relación misma y en los momentos de interacción (objetos) y no en las personas que la conforman (sujetos). Me explico.  Se asume que los miembros de la pareja, como son actualmente, podrían tener una convivencia armónica si tan sólo tuvieran algunos conocimientos adicionales (técnicas de comunicación, de resolución de conflictos, habilidades amatorias, etc.).

Aunque estos tips son útilies y pueden ayudar, pasan por alto la condición primera para que esa convivencia sea posible: la capacidad de amar de la persona.  Veamos dos ejemplos de enfoques que, de tan desenfocados, llegan a estar errados: el de Marte y Venus y el de Mi media naranja.

Marte y Venus

Esta teoría noventera, en terminos simplistas, señalaba que si el hombre entiende que la mujer es diferente (y viceversa), entonces podrán vivir felices juntos.   Por supuesto que son diferentes, es valioso saberlo y conocer en qué estriban esas -diría yo- complementariedades permitirá tomar mejores cursos de acción en situaciones conflictivas, o incluso para construir.  Sin embargo,  no se trabaja suficiente al interior de la persona.  Se alimenta la creencia de que un individuo puede ser, digamos, una mala persona con todo el mundo: pero podría ser buena persona con su pareja.  Absurdo.

Mi media naranja.

El concepto anterior nos lleva a otro todavía más dañino: si una persona busca suficiente, encontrará a otra con la que, por un alto grado de afinidad, podrá vivir feliz. Análogamente, la razón por la que una persona no puede amar a otra, es porque “esa otra” no es compatible con la primera o no tiene las características requeridas. Falso.   Es cierto que hay personas más “amables (tienen caracterísitcas que facilitan la convivencia)” que otras. Pero la clave del amor -el amor mismo- está siempre en quien ama -sujeto-, no en quien es amado -“objeto”-.

De esto se desprende la verdadera clave del éxito en el amor.  Más que esperar que la otra persona (objeto) adquiera ciertas características amables, o incluso trabajar para que la relación sea llevadera y cordial -que sí hay que hacerlo como lo señalan todos esos libros-, el sujeto debe entrenarse y desarrollar su capacidad de amar. Estso es. ir alcanzando una madurez humana superior, en términos de sabiduría de la vida, templanza, fortaleza, ternura.  No ignoramos que los comportamientos recomendados por conferencistas, si se apliquen cotidianamente, vayan paulatinamente transformando a las personas. La idea de que los pequeños haceres van formando el ser es indudablemente poderosa.

Finalmente, estos conceptos son particularmente importantes al elegir pareja.  Habría que buscar, si un objeto amable (en términos de atractivo), pero más un sujeto con capacidad de amar.

1 comentario

Archivado bajo amor

Una respuesta a “Los hombres de Marte, las mujeres de Venus y otros mitos

  1. Acamapitchli

    Coincido en que los estereotipos como estos pueden ser más perjudiciales que benéficos para una relación. Cada persona es direrente y muchos hombres tenemos en mayor o menor grado varias de las características que ese autor (Gray) asigna a las mujeres. Como obra en general, puede ser anecdóticamente buena, pero no muy útil.
    Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s